Bogotá D.C., julio 24 de 2020 – El Consejo Gremial Nacional rechaza las declaraciones realizadas por Sandra Ramírez y Rodrigo Londoño, miembros del partido político FARC, en las que niegan que hubo reclutamiento forzado por parte de este grupo armado durante el conflicto.

Estas declaraciones atentan contra el propósito del Acuerdo de Paz de buscar la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas.

El reclutamiento forzado es un delito. La Fiscalía General de la Nación ha abierto alrededor de 4.219 investigaciones sobre estos hechos. Estos casos corresponden a conductas cometidas presuntamente por miembros de las Farc-EP y arrojan un total de 5.252 víctimas y 5.043 procesados.

En informaciones que reposan en los procesos adelantados por la JEP se puede constatar como desde la Séptima Conferencia Nacional Guerrillera, las Farc-EP resolvieron al respecto que las personas reclutadas “deben ser desde los 15 hasta los 30 años de edad”. En los mismos expedientes se evidencia que casi la mitad de los niños y niñas qué ingresaron a las filas de las Farc-EP, fueron vinculados antes de los quince años.

 

 

El reclutamiento forzado es un delito grave, reconocido internacionalmente, que pone en riesgo la vida, la integridad física y psicológica, el desarrollo de niños y niñas, vulnerando sus derechos fundamentales. Negar el reclutamiento forzado y de menores es incumplir lo pactado. Hacemos un llamado para que los integrantes del partido político de las FARC, quienes ahora hacen parte del Congreso de la República, sean responsables con el país y reconozcan los delitos que cometió el grupo armado al que pertenecieron, como una muestra de respeto y solidaridad con las víctimas.

Bogotá, 24 de Julio de 2020.