Con el fin de no detener la recuperación de la economía y del empleo, Consejo Gremial Nacional exhorta a las autoridades a tomar medidas que, alcanzando el objetivo de controlar la segunda ola de la pandemia, minimicen el impacto en la actividad económica formal

 

  • El Consejo Gremial Nacional se solidariza y expresa su apoyo a las autoridades nacionales y regionales, y al sector salud, por la situación de emergencia que vive el país por el nuevo pico de la pandemia por el coronavirus, y lamenta las víctimas mortales que ha ocasionado.

 

  • Entendiendo que debe prevalecer el cuidado de la vida de los colombianos, considera que es armonizable esta prioridad con la actividad del sector productivo formal, que no es el foco del nuevo pico de la pandemia y que viene cumpliendo los protocolos de bioseguridad para su funcionamiento.
  • En este marco, generan profunda preocupación los graves perjuicios para la viabilidad de las empresas que vienen ocasionando los cierres de la actividad comercial, así como para el empleo de los colombianos, sobre todo cuando son medidas conocidas con poca anticipación, dado que impiden al sector empresarial planear sus estrategias productivas y comerciales y afectan la confianza de inversionistas y consumidores provocando confusión e incertidumbre.

 

  • Dada la incidencia en el pico de la pandemia de las aglomeraciones ocasionadas en acontecimientos públicos y en espacios de comercio informal, así como por las reuniones familiares sin respetar las medidas de distanciamiento y la relajación en las medidas de autocuidado, la respuesta de las autoridades debe estar dirigida a una mayor vigilancia para evitar acciones de indisciplina social, profundizar los cercos epidemiológicos y la cultura de autocuidado.

 

  • Para el Consejo Gremial Nacional se debe minimizar la afectación del sector formal de la economía por los cierres, por lo cual es urgente una mayor articulación entre autoridades nacionales y locales, una concertación público-privada para la definición de las medidas, y unificación en el territorio de los protocolos para su funcionamiento.

Bogotá, enero 21 de 2021.